Movimiento Antorchista Nacional
La organización de los pobres de México

A 44 años de existencia

 

La organización busca no sólo resolver los intereses inmediatos de las capas más desprotegidas de México, sino que quiere, esencialmente, lograr un cambio profundo en México
y en los mexicanos; despertarlos y educarlos para que luchen por mejores
condiciones de vida para ellos y las generaciones venideras


Movimiento Antorchista de México


 


La organización nació con el propósito de organizar a los grupos más pobres, más desprotegidos del campo y de la ciudad para luchar por sus intereses inmediatos, pero también para luchar por sus intereses históricos, es decir, por la justa distribución del ingreso y la eliminación de las diferencias sociales radicales, para así lograr mejores condiciones de vida de manera permanente para los propios trabajadores.

 

“Durante el tiempo transcurrido, la organización ha venido trabajando siempre con la intención de ceñirse estrictamente a los propósitos que le dieron origen, es decir, ha tratado de ser una organización verdaderamente congruente, consecuente con sus planteamientos originales y ha obtenido éxitos en la lucha, sobre todo en relación con los intereses inmediatos de los grupos sociales más desprotegidos”, son las palabras del dirigente nacional, Aquiles Córdova Morán.
A 44 años, el Movimiento Antorchista trabaja en las 32 entidades federativas y aglutina, entre militantes, simpatizantes y gente que se mueve en torno a la organización, alrededor de dos millones 500 mil personas. Desde el punto de vista de su consolidación, Antorcha ha tenido gran éxito, “pues ha penetrado en los grupos más marginados de nuestro país y ha tenido, en consecuencia, un crecimiento importante y sostenido”.

La experiencia le ha dicho al Movimiento Antorchista que las transformaciones sociales profundas, como las que se propone llevar a cabo, no se pueden lograr a través de las acciones de un puñado de gente altamente concientizada y radicalizada, porque para que esos cambios sean viables, para que se resuelvan a fondo las carencias fundamentales de las masas trabajadoras, hace falta que sean aceptados y seguidos conscientemente por éstas. “Por eso, nosotros seguimos el camino de las grandes masas: organización y educación de las grandes masas. Es necesario educarlas y organizarlas para que sean ellas las que impulsen, sostengan y desarrollen el cambio que se busca”, dice el dirigente nacional.

El Movimiento Antorchista ha crecido porque ha entregado resultados a la gente. A lo largo de estos años, ha logrado progresos importantes en el terreno educativo, en el de la salud y las comunicaciones (caminos y carreteras); ha llevado agua potable, electrificación, drenaje; se ha mejorado la vivienda, el abasto y la alimentación de la gente. “Todo esto lo hemos hecho en zonas muy marginadas, donde, sin Antorcha, no hubiera llegado el progreso (…) También hemos creado algunas fuentes de empleo y, desde luego, hemos resuelto importantes problemas agrarios que han redundado en beneficio de los trabajadores afiliados a nuestra organización”, indica Córdova Morán.

El dirigente nacional del Movimiento Antorchista piensa que mientras no se ahonde en los problemas estructurales, en los problemas profundos de la sociedad mexicana, y no se plantee con rigor lógico y científico qué cambio y en qué sentido se va a hacer, no habrá un cambio favorable de las condiciones de vida de las grandes masas: “Este cambio no es automático, no va a llegar por un simple cambio de hombres en el poder. Es necesario que se profundice realmente en la problemática y se proponga un cambio de fondo, que ataque la propia estructura económica del país.

“Por esto es por lo que lucha el Movimiento Antorchista. Y, a pesar de los múltiples ataques, la organización no se ha desbaratado, ha resistido, ha aprendido a luchar y ha seguido creciendo. (…) No podemos decir que hayamos llegado al final de nuestro camino, porque nuestra lucha es histórica, a largo plazo, pero sí podemos decir que a 44 años los resultados son alentadores”.