MOVIMIENTO ANTORCHISTA NACIONAL

Solo con educación y organización construiremos una sociedad más justa

image

Hace unos días, el Comité Estatal de Antorcha en Guanajuato se reunió con plenistas destacados de los diferentes municipios de la entidad, para analizar la situación política que atraviesa tanto el país como el estado, considerando el pasado proceso electoral. En dicha reunión, Marcos Pérez García, líder antorchista en Guanajuato, convocó a los presentes a redoblar esfuerzos en la tarea de educar y organizar a los guanajuatenses más pobres, con vistas a estar en condiciones de construir una sociedad justa para todos.

De acuerdo con los resultados del proceso electoral, el partido oficial ganó 11 de las 15 gubernaturas en disputa; en el Congreso de la Unión perdió 53 diputados, pero sigue siendo la principal fuerza política; tendrá el control de 19 Congresos locales; y a nivel municipal, si bien no ganó la mayoría de las alcaldías en la Ciudad de México, fue el que más ayuntamientos obtuvo en el plano nacional. 

A nivel estatal, los resultados perfilaron al Partido Acción Nacional (PAN) como el ganador, al obtener 22 presidencias municipales de los 46 municipios que conforman a Guanajuato. En relación con las diputaciones federales, de los 15 distritos electorales obtuvo 12 y uno más en coalición con la Revolución Democrática y el Revolucionario Institucional, mientras que Morena ganó dos demarcaciones (uno de ellos en alianza con el Verde Ecologista de México y el Partido del Trabajo). En lo que se refiere a diputados locales, el PAN logró 21 de los 22 distritos y Morena solo consiguió el triunfo en el distrito 14 con cabecera en Salamanca.

Los resultados a nivel nacional no son lo que esperábamos. Esto a pesar de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), no ha combatido eficientemente los principales problemas del país, como el pésimo manejo de la pandemia por covid-19 que llevó a la muerte a más de 230 mil mexicanos, aunque cifras de especialistas señalan el doble y hasta el triple de defunciones; una campaña de vacunación que fue utilizada, dolosamente, con tintes políticos, pues pasado el proceso electoral, se volvió a estancar, y solo vacunado con ambas dosis a poco más de 15 millones de personas, representando el 12% de la población del país, mientras tenemos en puerta una tercera oleada de contagios.

La falta de apoyos a las pequeñas y medianas empresas para que no despidieran a sus trabajadores, provocó que más de un millón de negocios cerraran y miles de personas se quedaran sin empleo; ha aumentado la delincuencia organizada y la inseguridad a nivel nacional, al grado de registrarse una injerencia del narco en la designación y triunfo de varios candidatos.

No se ha combatido la pobreza y ésta va en aumento, registrando en los últimos dos años, a más de 10 millones de mexicanos en situación de pobreza y pobreza extrema, mismos que no cuentan con los recursos suficientes para atender sus necesidades más básicas, así como la nula ejecución de obras de infraestructura en las comunidades más pobres del país, que dejó a millones de familias sin servicios básicos como agua potable, drenaje y electrificación, mientras que solo asignó recursos económicos a los municipios gobernados por Morena. 

A estos males también se agrega el desabasto de medicamentos en todo el país, que en su intento por combatir la corrupción en el sector salud, durante estos dos años, no se suministró de medicamentos a los nosocomios, mientras que paradójicamente, medios de comunicación documentaron que el Gobierno federal compró medicina hasta siete mil por ciento más cara.

Por último, no podemos perder de vista que el Gobierno federal desapareció programas que eran de gran ayuda para millones de mexicanos, como las guarderías y comedores comunitarios, el seguro popular y el programa de Prospera; retiró el apoyo con medicamento a niños con cáncer y a mujeres maltratadas, así como el programa de atención a jornaleros agrícolas, por mencionar algunos.

Mientras que en la capital y a nivel nacional, consternó a todos, el desplome de la Línea 12 del Metro que dejó a 26 muertos y decenas de heridos, algunos de ellos aún hospitalizados y con secuelas que les quedarán de por vida. El peritaje apunta a que hubo fallos en la edificación que indujeron la tragedia, ya que el informe preliminar de ingeniería forense, detalló deficiencias en la obra civil, principalmente en los pernos y las soldaduras que provocaron el derrumbe. No dejemos de lado lo que recientemente denunció el periodista Carlos Loret de Mola, la existencia de un Fideicomiso en Singapur, hasta donde llegaron recursos vinculados a la construcción y operación de la también conocida Línea Dorada. Queda preguntarse, ¿quién envió esos recursos a ese paraíso fiscal, fuera de toda revisión y auditoría? Y concluye su reportaje “se conoce el pecado, pero no el pecador”, pero sin duda están en el ojo del huracán destacados morenistas, que una vez que salga a la luz sus nombres, comprobarán, como ya lo he señalado en otras ocasiones, que AMLO y su partido no son iguales a los anteriores personajes en el poder, son peores.

Si esto fuera poco, hace unos días, sucedió la trágica muerte de mineros en Múzquiz, Coahuila, perdiendo la vida siete trabajadores en la mina Micaran, ubicada en la comunidad de Rancherías, donde se sabe, el Gobierno de Morena dejó a los obreros en manos del apetito de acumulación de riqueza de los inversionistas, dejando al descubierto la tupida red de intereses y complicidades ocultos detrás de la tragedia, evidenciando la falta de decisión política de la administración federal para poner orden en la industria minera del país. Al no garantizar la seguridad y la vida de las personas, la desgracia es responsabilidad del Estado, del Gobierno y de los funcionarios encargados de la operación legal y eficiente de las empresas. 

Todo esto y más, que la falta de espacio no permite enumerar, lo olvidó o simplemente lo omitió al estar frente a las urnas, una parte importante de los votantes a nivel nacional. A pesar de esto, no todo está perdido y es necesario que entendamos que es de vital importancia que el pueblo trabajador se constituya en una fuerza organizada y educada que con decisión y valentía encabece la lucha de todos los mexicanos hacia una sociedad más justa. Tenemos tres años para que los millones de pobres de todo el país despierten, se concienticen y organicen de forma independiente para ponerse a la cabeza al pueblo de México y así llevarlo a su liberación definitiva, por lo que hay que poner manos a la obra y contribuir todos con nuestro granito de arena en esta decisiva tarea.

Finalmente, en relación con la lucha a nivel estatal que vienen dando miles de guanajuatenses, que, en otro momento trataré de analizar, por lo pronto diré, que la reunión realizada hace unos días, donde la secretaria general de Gobierno, Libia Dennise García Muñoz Ledo, se reunió con el Comité Estatal del Movimiento Antorchista, es una oportunidad de oro para que el Partido Acción Nacional demuestre que verdaderamente le interesa atender y resolver las necesidades básicas de los más pobres del estado. El tiempo lo dirá.

0 Comentarios:

Dejar un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

TRABAJOS ESPECIALES

Ver más

FOTO DEL DÍA