MOVIMIENTO ANTORCHISTA NACIONAL

Después de la turbulencia electoral, ¿qué viene para el pueblo?

image

Los tiempos de turbulencia electoral, en los que observamos espectáculo político al por mayor, con variados estilos y formas, han finalizado. Ese periodo de oportunidad que tuvieron cada uno de los candidatos que representaban a los diferentes partidos políticos, tomando como eje principal el gran rezago social en que viven las mayorías, mismo que fue explotado y bien empleado en su momento por todos los contendientes -para exponer y expresar ante la ciudadanía sus propuestas de trabajo, en su mayoría ayudándoles a obtener el triunfo a varios de ellos-, hicieron uso de toda su creatividad e imaginación con el fin de convencer y obtener el voto de los electores. Todo este ejercicio democrático nos ha permitido elegir a los gobernantes, que tomarán por un breve periodo las riendas para administrar el estado y los municipios. Por lo tanto, las mayorías han elegido a sus gobernantes, decisión que se debe respetar, sin olvidar que hay triunfos o derrotas dudosas que se definirán en los próximos días en los tribunales electorales estatales y federales. Por ahora, los gobernantes electos emanados de un partido político, se han convertido en los futuros gobernantes de todos, que vigilarán, trabajarán, realizarán, ejecutarán actividades en beneficio de toda ciudadanía. Pronto llegará el momento de evaluar la congruencia entre el decir y el hacer de los gobernantes, tarea que corresponde a la ciudadanía.  

Viene ese periodo de aparente calma, etapa de transición, donde se dará la entrega recepción de la administración saliente y entrante, también, la elaboración de planes de gobierno de los ayuntamientos y gubernatura, los cuales deben estar sustentados en las necesidades reales de la gente, deben ser retomadas demandas añejas que por décadas se han solicitado y no se han resuelto. El rezago social histórico en nuestro estado es evidente, es palpable, golpea en la vida diaria a cientos de miles de ciudadanos y sus familias, se requieren acciones prioritarias, concretas y abarcadoras, que permitan elevar la calidad de vida de todos los estratos sociales más bajos. Además, a los ciudadanos se les debe de atender, sin distinción de raza, organización social, gremio, religión, partido político, etc., estaremos atentos para evaluar la concreción de cada una de las propuestas de campaña, mismas que prometieron que si llegaban a ganar se materializarían en beneficio de todos. Las mayorías han cumplido con su obligación ciudadana, a través del voto han elegido a sus gobernantes, ahora vienen los tiempos de que la ciudadanía debe vigilar, evaluar y exigir si es necesario, que las acciones de gobierno sean en beneficio de todos los sectores sociales. 

Las comunidades y ejidos del sur, así como las que se encuentran ubicadas en el valle de Guaymas y Empalme, también en la costa de Hermosillo, Pitiquito y Caborca, así como la región central del estado y parte serrana, además incluyendo a las colonias populares ubicadas en las principales ciudades del estado, como Nogales, Hermosillo, Guaymas, Cajeme, Huatabampo,  padecen un rezago social histórico, la mayoría de sus hogares han carecido por años  de servicios básicos, como son pavimento, agua potable, electricidad, drenaje, plantas tratadoras de agua, parques recreativos, clínicas de salud, áreas deportivas, espacios culturales, caminos en buen estado, alimentos de calidad, escuelas en buen estado, transporte de calidad, seguridad pública, alumbrado público, mejoramiento de vivienda, proyectos productivos, tanto agrícolas, ganaderos y comerciales, subsidio a la electricidad, etc. Ese rezago histórico de varias regiones del estado es el resultado de malas políticas públicas que se han aplicado durante décadas; por eso invito a todos los sonorenses que siempre estemos unidos y organizados, por colonia, comunidad, ejido o municipio y luchemos en una gestión permanente para conseguir una vida mejor para todos, si es necesario exijámosla en el marco de la ley, pero nunca debemos detenernos.          

La gestión social va más allá de momentos electorales y de periodos de gobierno, porque es muy fácil como candidato prometer todo lo que venga a la imaginación con tal de ganar, pero ya como gobernante, a la hora de convertir en hechos los promesas, pocos son los que cumplen, Si los gobernantes trabajaran como cuando andan en campaña, viviríamos en otro mundo, desgraciadamente dista mucho el decir del hacer, pero por ahora todos los gobernantes tienen la misma oportunidad de demostrarle al pueblo con hechos su capacidad y compromiso de realización que dijeron tener, ante los medios, para hacer eso que criticaron tanto en campaña que no se hacía y que ellos tenían la inmediata solución. Sabemos de los grandes retos, hacer mucho con poco, generar ingresos suficientes sin aumentar impuestos ni generar deuda a largo plazo en los municipios y estado, hacer infraestructura social básica de calidad y económica, brindar los servicios públicos con eficiencia, calidad y calidad. Compañeros todos, nuestra organización continuara como hace 48 años en cada uno de los grupos antorchistas, abanderando las demandas, seguiremos tocando puertas en las oficinas gubernamentales, para que la obra social faltante en las comunidades se contemple en los planes de desarrollo municipal y estatal, queremos obras, servicios de calidad y programas asistenciales para las familias más necesitadas. No pediremos nada más, pero nada menos, es lo que se merece el pueblo humilde trabajador, generador de la riqueza social, pero que no es quien la disfruta. La gestión social es un recurso permanente que tiene en sus manos la ciudadanía para recordarle todos los días a los gobernantes los temas que están pendientes en todos los rubros sociales. Adelante, compañeros sonorenses. 

0 Comentarios:

Dejar un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

TRABAJOS ESPECIALES

Ver más